Make your own free website on Tripod.com

 

 

 

 

ψ

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Hacia una Parapsicología Científica en América Latina *

Carlos S. Alvarado **

Recientes discusiones sobre la parapsicología en América Latina muestran varias actividades interesantes relacionadas al campo (Ledezma & Monroig, 1995; Parra, 1995; Zangari & Machado, 1995). Una de estas es la reciente fundación de la Asociación Latinoamericana de Parapsicologia (ALPA) para ayudar al desarrollo de nuestra disciplina en América Latina (Noticias, 1995). Sin embargo, si queremos que nuestra parapsicología sea verdaderamente científica, tenemos que comenzar a hacer cambios en la forma en que este campo existe en América Latina.

La mayor parte de nuestros esfuerzos se centran en una parapsicología de tipo didáctica, histórica y conceptual. Una ilustración de esto son los pocos estudios de laboratorio o de casos publicados en la Revista Brasileira de Parapsicologia y en la Revista Argentina de Psicología Paranormal. Los artículos de tendencia didáctico-histórico-conceptual son mucho más frecuentes que los informes de investigaciones. Algunos libros que ilustran estos acercamientos son los de Aizpúrua (1995), Andrade (1983), Gardini (1993), González-Quevedo (1994), Parra (1990), Rosa Borges & Cyro Caruso (1986), y Tinoco (1993). De forma similar varios artículos recientes siguen estas tendencias (p.e., Del Valle, 1995; García, 1992; Gómez Montanelli, 1994; Machado, 1993; Martínez Taboas & Francia, 1993; Parra, 1994; Rueda, 1991; Zangari, 1993).

Mi propia bibliografía da testimonio a lo que yo considero es la importancia de escritos de este tipo. En mis artículos yo he discutido la historia de la parapsicología enfatizando la importancia del enfoque histórico en parapsicología (Alvarado, 1982b), los diferentes acercamientos al estudio histórico (Alvarado, 1989a), los aspectos psicosociales en la construcción de la "realidad" histórica (Alvarado, 1993), y estudios de aspectos específicos tales como fenómenos (Alvarado, 1989d), temas (Zingrone y Alvarado, 1987) y áreas de estudio (Alvarado, 1989b). Aparte de la historia, también he prestado atención a una variedad de asuntos tales como revisiones de literatura de áreas específicas de investigación (Alvarado, 1982a), y a aspectos conceptuales como la ideología (Alvarado, 1991), las barreras del lenguaje (Alvarado, 1989c) y la importancia de acercamientos holísticos y de los casos espontáneos en parapsicología (Alvarado, 1995, 1996b). Me he permitido citar mi propio trabajo extensamente para mostrar que, lejos de ser hostil a los enfoques en cuestión, yo los considero importantes hasta el punto de haber dedicado gran parte de mi carrera en parapsicología a desarrollarlos.

No hay duda que es importante conocer nuestro campo desde el punto de vista histórico, teórico y conceptual. Pero una parapsicología que se limita a revisiones de textos y a la especulación teórica no es un campo científico. Lo que define a la ciencia es la investigación que observa al fenómeno empíricamente para aprender algo de este y para poner a prueba nuestras hipótesis. Pero esto es precisamente lo que hace falta en América Latina en estos momentos para desarrollar nuestro campo de estudio apropiadamente.

Yo no digo que debemos abandonar nuestro trabajo didáctico, conceptual, teórico e histórico. Mi argumento es que esto no es suficiente para hacer una parapsicología RIGUROSA y PROGRESIVA, una parapsicología que responda a las necesidades de nuestros parapsicólogo(a)s y de la gente en América Latina. Lo que necesitamos es desarrollar una nueva tradición de investigaciones empíricas sobre nuestros fenómenos. Esto puede llevarse a cabo a través de estudios de casos o a través de estudios de laboratorio. En los primeros podemos coleccionar casos, llevar a cabo encuestas, o llevar a cabo estudios de campo. Los estudios de laboratorio pueden a su vez dividirse en estudios correlaciónales y en los propiamente experimentales, en donde se manipulan algunas variables para estudiar el grado de acción o interacción de éstas sobre la variable dependiente.

En gran parte el problema en América Latina es que tenemos una parapsicología que se basa en el reciclaje ("recycling'), o en el uso contínuo de las mismas informaciones y materiales. Los autores de tendencia espiritista continúan citando a Kardec, Bozzano y Delanne, mientras que los "animistas" (y otros) citan a Richet, Maxwell, y a Schrenck-Notzing. Sin embargo, y como he discutido anteriormente (Alvarado, 1982b), no debemos quedarnos estancados en el pasado. La literatura de la investigación psíquica de tiempos anteriores tiene mucho que enseñarnos pero también tiene muchas limitaciones. A veces, el único recurso que tenemos para formar una idea de temas y fenómenos específicos es prestar atención a la literatura anterior, pues algunos fenómenos son muy raros y prácticamente imposibles de estudiar directamente (véase, por ejemplo nuestro estudio de fenómenos luminosos [Alvarado, 1987]). Pero en general este acercamiento debe usarse como una guía y los resultados deben ser calificados de forma apropiada. Por ejemplo, algunas personas escriben sobre la naturaleza de la "telergia", de la precognición, o de las experiencias fuera del cuerpo basados en la literatura antigua. Esto esta bien mientras se mantenga en mente que este tipo de análisis no es lo suficientemente sensitivo como para proveernos todos los detalles relevantes para el funcionamiento de un fenómeno.

Lamentablemente algunos autores insisten en llegar a conclusiones específicas solo revisando la literatura sobre el tema, lo cual es un acercamiento que no caracteriza a la ciencia contemporánea. La literatura pasada nos limita pues sus autores estaban interesados en ideas y resultados específicos que pueden ser diferentes a los nuestros. Como consecuencia estos estudios no tendrán muchos detalles de variables necesarias para nuestro entendimiento moderno de la materia. También tenemos que darnos cuenta que otro problema en basarnos en la literatura es que siempre hay la posibilidad que hallazgos anteriores se deban a la combinación de variables que no se especifican en esos reportes. El acercamiento bibliográfico no nos permite el estudio de interacciones sutiles en nuestros análisis. Pero estas interacciones son lo que caracteriza a la parapsicología científica moderna, como puede verse en estudios experimentales y de encuesta. Estos acercamientos son superiores a los estudios bibliográficos en el sentido que nos permiten poner a pruebas hipótesis en una forma directa y activa.

Lo mismo ocurre con el meta-análisis. Aunque se puede aprender mucho con análisis cuantitativos de la literatura (Honorton, 1993), estas visiones retrospectivas son de mas utilidad y confiabilidad si son combinadas con investigaciones experimentales o de casos que analicen al fenómeno directamente tratando de validar las conclusiones que se han obtenido de los análisis de literatura.

Una consecuencia del desarrollo de una parapsicología científica en América Latina es que estaríamos construyendo una parapsicología nativa original basada en nuestras propias investigaciones. La atención a nuestro propio contexto socio-cultural tiene sus ventajas pues nos permite comparar la manifestación de los fenómenos psi en nuestros países en relación a los que se reportan en otras partes del mundo. De la misma forma podríamos comparar los resultados experimentales que nosotros obtenemos con los de otros países. Un ejemplo reciente es el estudio de Zangari y Machado (1996) en el cual reportes de experiencias psíquicas obtenidos en Brasil fueron comparados con un estudio llevado a cabo en los Estados Unidos por Palmer (1979). Otra ventaja de llevar a cabo nuestros propios estudios es que podemos enfatizar en nuestra parapsicología aspectos y fenómenos de relevancia para nuestra cultura. Por ejemplo, el médium espiritista es una figura muy conocida a través de América Latina. Sería relevante para nosotros

culturalmente estudiar a estas personas con más detenimiento no solo en términos de sus fenómenos parapsicológicos, sino en términos de su psicología (variables cognoscitivas, de personalidad y psicofisiológicas).

Para desarrollar nuestra propia parapsicología científica necesitamos combinar nuestras necesidades y problemas con la metodología y hallazgos de otros países. Por ejemplo, hay mucho que hacer siguiendo los enfoques norteamericanos que enfatizan los estados de conciencia y las variables cognoscitivas. Es vital para nosotros estar enterados de lo que se reporta en las conferencias y en las revistas internacionales. Es posible que podamos seguir esos modelos y hasta replicar los resultados. Pero siempre debemos tener en cuenta que nuestra realidad cultural como latinoamericanos también nos presenta aspectos y problemas específicos. Uno de estos es la influencia del espiritismo y los sistemas sincréticos sobre la incidencia de fenómenos parapsicológicos discutidas recientemente por Zangari y Machado (véase también a Alvarado [1996a]). Estos problemas no tienen la misma relevancia en los Estados Unidos de lo que lo tienen en algunos países de América Latina.

Por supuesto, es mucho más fácil decir que tenemos que desarrollarnos científicamente que ponerlo en práctica. Como todos sabemos muchas partes de América Latina tienen problemas que afectan el desarrollo de la parapsicología. La economía, la falta de comunicación entre colegas en América Latina y en otros países, y la falta de información técnica son algunos de los problemas obvios. Es mi esperanza que la Asociación Latinoamericana de Parapsicología pueda empezar a cambiar al menos algunos de estos problemas a través de un comité de investigaciones.

Muchos de nosotros podemos cambiar el aspecto de la parapsicología si nos convencemos de que podemos llevar a cabo investigaciones. A pesar de limitaciones económicas y de otra índole es posible hacer trabajos. No siempre es necesario tener miles de dólares, pesos, o reales para poder hacer investigación. Lo que es necesario es tener ideas, ser críticos y saber como implementar la investigación. Ejemplos de nuestras posibilidades son los estudios de Andrade (1988), Di Liscia (1991), Lepes (1992), Oliva Moyano (1994), Parra (1990b), Percia de Carvalho (1994), Tinoco (1994), y Zangari & Machado (1996), por solo nombrar a unos pocos. (Por supuesto, no debemos olvidar la importante labor científica pionera de Onetto, Kreiman & Ivnisky, y de Musso & Granero).

Nancy Zingrone y yo finalizamos recientemente el primero de varios estudios de fenómenos espontáneos con cuestionarios con un grupo de 120 personas en Puerto Rico. Hemos sido exitosos en relacionar a las experiencias fuera del cuerpo, las experiencias de percepción extrasensorial en vigilia y durante el sueño, apariciones, y ver auras con la dimensión cognoscitiva conocida como absorción. Nosotros traducimos el cuestionario de absorción de Tellegen (Tellegen & Atkinson, 1974) y lo mezclamos aleatoriamente con preguntas sobre fenómenos psi, sueños, y otras experiencias. Imprimimos los cuestionarios en una impresora común usando nuestra computadora (con bajo costo). Esto no es tan difícil de hacer y no cuesta mucho. Pero aún si no contáramos con la computadora y con sus programas sería posible hacer algo si nos lo proponemos. En forma similar es posible hacer estudios de laboratorio aún si no contamos con costosos aparatos y habitaciones. Lo que tenemos que resolver es el estado de nuestros conocimientos y habilidades para llevar a cabo estos estudios. Veamos algunos de los obstáculos principales:

 

1. FALTA DE UNA TRADICIÓN CRITICA. Aunque a veces nos criticamos entre nosotros en realidad no existe una tradición crítica en nuestra parapsicología como la que existe, por ejemplo, en las convenciones de la Parapsychological Association. Esta asociación tiene sus problemas pero al menos cuenta con la actitud y la habilidad de cuestionar el trabajo de sus colegas en términos metodológicos y conceptuales. Nosotros tenemos que desarrollar esto mucho más de lo que hemos hecho. Mi impresión es que a veces aceptamos trabajos mediocres o con serios problemas solo porque tenemos que poner algo en el programa de una conferencia o en las páginas de una revista. Esto es entendible, y tenemos también que ser flexibles. Pero ser flexible no quiere decir ignorar problemas de metodología. Podemos aceptar trabajos con problemas siempre y cuando reconozcamos que hay problemas y que estos se tratarán de solucionar en estudios futuros. Pero tenemos que admitir y discutir estos problemas de una forma más honesta, clara, y pública de lo que hemos hecho anteriormente.

No existe ningún estudio perfecto, todo trabajo esta abierto a críticas no importa quien lo haga ni en donde se lleve a cabo. Pero al mismo tiempo debemos reconocer que nuestra reputación y contribución a la ciencia es directamente proporcional con la calidad metodológica y conceptual de nuestros estudios empíricos. La recién fundada Asociación Latinoamericana de Parapsicología (ALPA) podría jugar una importante función para el desarrollo de esta tradición crítica ofreciendo un foro de discusión positiva en el cual nuestros trabajos son analizados cuidadosamente antes de hacerlos públicos. Una posibilidad para esto es pasar por el comité de investigación de ALPA un trabajo que se va a enviar a la convención de la Parapsychological Association o a cualquiera convención en América Latina o a las revistas.

Las revistas también podrían ser de ayuda para desarrollar esta tradición crítica. Una forma de hacer esto sería utilizando revisores que ofrezcan comentarios sobre el artículo para determinar si éste se va a publicar y en que forma. Se podría generar un diálogo constructivo si las revistas publicaran comentarios sobre artículos de investigación tanto como críticas constructivas y desapasionadas como discusiones de las implicaciones de tales trabajos (un ejemplo de esto último son mis comentarios recientes en esta revista [Alvarado, 1996a]). Diálogos entre nosotros servirían la función de corregir problemas y mejorar nuestros estudios. En otros casos el diálogo nos ayudaría a entender mejor nuestras diferencias teóricas o conceptuales.

Pero tenemos que reconocer que cuando se habla de crítica hay que considerar el temperamento de los latinoamericanos. Muchas veces la crítica se convierte en ataque, a veces a nivel personal. En otras ocasiones existe gran arrogancia en cuanto a recibir sugerencias para mejorar un trabajo. Lamentablemente la crítica a veces se hace de mala forma y se recibe peor. Por esta razón debemos estar conscientes del lenguaje y las expresiones usadas en las críticas. Aunque no puede haber desarrollo en parapsicología científica si no seguimos la tradición crítica de la ciencia, esto no quiere decir que no seamos sensitivos a la hora de presentar las críticas.

 

2. FALTA DE ENTRENAMIENTO ADECUADO. En mi experiencia parte del problema es que muchos de nosotros no contamos con el entrenamiento adecuado para hacer investigación. Algunos no pueden investigar por falta de entrenamiento y otros hacen investigaciones sin tener conocimientos sobre la metodología necesaria para llevar a cabo estos estudios. Esto incluye conocer la importancia de usar las estadísticas apropiadas, grupos de control, condiciones a ciegas, o el control de tantos otros problemas (por ejemplo, en un experimento un problema es el llamado "stacking effect" en donde los resultados de percepción extrasensorial se pueden exagerar artificialmente si todos los sujetos adivinan los mismos objetivos). Cada uno de nosotros podría ayudar al campo entrenándose a si mismo(a) en investigación científica a través de estudios universitarios o de otro tipo.

 

3. FALTA DE EXPERIENCIA EN INTERACTUAR CON LA COMUNIDAD

INTERNACIONAL. Muchos de nosotros también tenemos problemas sobre como presentarnos ante la comunidad internacional. Un problema serio (aparte del problema de manejar el inglés) es el estilo de escribir un informe. Es claro que muchos latinoamericanos tienen dificultades en escribir un reporte experimental o de estudios de casos con los detalles necesarios para que este sea entendido y evaluado por personas fuera de su grupo inmediato (aunque esto también le pasa a los americanos y a otros). Yo he visto este problema en artículos enviados por latinoamericanos a la convención de la Parapsychological Association, y en artículos publicados en nuestros países. Por ejemplo, algunos reportes no presentan detalles necesarios tales como los criterios de selección de sujetos, la forma en la cual se escogieron los objetivos, o el método usado para estar seguro de que los objetivos fueron seleccionados aleatoriamente.

Una cosa que tenemos que evitar es el artículo que presenta efectos dramáticos pero que nos dice poco sobre la metodología y los controles utilizados. Debemos recordar que la validez y confiabililidad de los hallazgos de un estudio dependen directamente de la metodología utilizada.

Es de esperarse que los esfuerzos de nuestros investigadores puedan ayudarnos a romper este patron didáctico-histórico-conceptual que caracteriza a nuestra parapsicología coordinando la investigación a diferentes niveles. Algunas posibilidades son las siguientes:

 

1. DESARROLLO DE UNA LISTA DE TEMAS DE INVESTIGACIÓN. Esto podría consistir en sugerencias de proyectos específicos de estudios de casos y de laboratorio dentro de nuestras limitaciones y posibilidades. Mientras más específicas las hipótesis bajo estudio mejor las sugerencias. Por ejemplo, en una encuesta de fenómenos psíquicos podríamos postular como hipótesis una relación positiva entre la incidencia de experiencias parapsicológicas y la incidencia de experiencias disociativas, de absorción o de tendencia a la fantasía. En pruebas de PES de respuesta libre podríamos predecir que los participantes con experiencias parapsicológicas espontáneas obtendrán mejores resultados experimentales que los que no han tenido tales experiencias o los que han tenido pocas experiencias. Aquellos que han desarrollado un laboratorio para hacer Ganzfeld podrían tratar de replicar el modelo de Honorton basado en que los mejores sujetos son los que reúnen las siguientes condiciones: nunca haber participado anteriormente en un estudio, tener experiencias parapsicológicas espontáneas, practicar meditacion u otras disciplinas mentales, y tener el tipo de "sentir-percibir" en la prueba Myers-Brigg (Honorton & Schecter, 1987).

Sería de gran ayuda si muchos de los lectores que son investigadores enviaran sus sugerencias a esta revista de temas que estiman sean de interés para ser estudiados científicamente.

 

2. DESARROLLO DE UNA LISTA DE RECURSOS. Muchos de nosotros tenemos recursos específicos tales como bibliotecas, computadoras o conocimientos sobre diseño experimental y estadísticas. Una vez sepamos lo que tenemos podremos tratar de utilizar nuestros recursos a plenitud. Nuevamente, necesitamos la cooperación de los interesados en la investigación para saber los recursos que tenemos.

 

3. COORDINACIÓN DE ESFUERZOS. Varios de nosotros podríamos coordinar investigaciones simultáneas de forma que nuestros esfuerzos podrían concentrarse en un problema específico. Yo propongo que coordinemos llevar a cabo el mismo estudio en varios países. Cualquiera de los temas anteriormente mencionados podrían ser apropiados para este proyecto, aunque debemos comenzar con lo más simple y lo que todos podemos hacer (quizás una encuesta). Una vez finalizado el proyecto tendríamos datos de varios países, lo cual produciría un reporte impresionante que crearía buena reputación a nivel internacional.

 

Comentarios Finales

 

Quiero volver a enfatizar antes de finalizar que no estoy en contra de los estudios de corte didáctico-histórico-teórico-conceptuales. Como mencioné anteriormente yo he publicado varios estudios de este tipo. Es necesario que la ciencia se guíe por estas consideraciones para darle sentido a nuestros fenómenos y a los resultados de nuestras investigaciones. También es imperativo reconocer que la parapsicología no es solo investigación. La labor educativa y de publicación -como hace Alejandro Parra en Argentina publicando esta revista, organizando cursos y conferencias de alto nivel- es esencial para el desarrollo de nuestro campo. De esto no hay duda alguna. Por consiguiente, la tarea no es eliminar la labor que no es estrictamente científica, sino corregir la extrema ausencia de la investigación empírica entre gran parte de los miembros de nuestra comunidad. Tenemos muchas ideas pero poca base. Se necesita un balance para desarrollar una parapsicología más saludable, más progresiva, y más productiva.

Estos comentarios son un inicio para una discusión del futuro de uno de los aspectos principales de ALPA y de la parapsicología latinoamericana en general. En mi opinión la única forma de empezar a cambiar nuestro campo es haciendo la ciencia que caracteriza los mejores ejemplos de estudios parapsicológicos. En nuestro empeño no debemos esperar el apoyo de las masas, sino el compromiso de un grupo pequeño de personas. Como puede verse en la historia de nuestra disciplina, dos de los momentos principales de la parapsicología (el trabajo inicial de la Sociedad de Investigaciones Psíquicas y del Laboratorio de Parapsicología en Duke University) fueron llevados a cabo por un pequeño grupo de personas altamente motivadas. Por eso no debemos desanimarnos cuando nos percatamos del pequeño número de investigadores

parapsicológicos científicos que existen en nuestros países. La oportunidad y el potencial de cambio esta en nosotros.

Centro de Estudios Integrales de Puerto Rico

P.O. Box 194176,San Juan

PUERTO RICO

REFERENCIAS

Aizpurua, J. (1995). Historia de la Parapsicología (cuarta edición). Caracas: CIMA.

Alvarado, C.S. (1982a). ESP during and out-of-body experiences: A review of experimental studies. Journal of Parapsychology, 46, 209-230.

Alvarado, C.S. (1982b). Historical perspective in parapsychology: Some practical considerations. Journal of the Society for Psychical Research, 51, 265-271.

Alvarado, C.S. (1987). Observations of luminous phenomena around the human body: A review. Journal of the Society for Psychical Research, 54, 38-60.

Alvarado, C.S. (1989a). Approaches to the history of parapsychology: Suggestions for further research. Parapsychology Review, 20(6), pp. 5-8.-

Alvarado, C.S. (1989b). ESP displacement effects: A review of pre-1940 concepts and qualitative observations. Journal of the American Society for Psychical Research, 83, pp. 227 239.-

Alvarado, C.S. (1989c). The language barrier in parapsychology. Journal of Parapsychology, 53, pp. 125-139.-

Alvarado, C.S. (1989d). Trends in the study of out-of-body experiences: An overview of developments since the nineteenth century. Journal of Scientific Exploration, 3, pp. 27-42.-

Alvarado, C.S. (1991). Aspectos ideológicos de la parapsicología. Revista Argentina de Psicología Paranormal, 2(1), pp. 7-13.-

Alvarado, C.S. (1993). Gifted subjects' contributions to psychical research: The case of Eusapia Palladino. Journal of the Society for Psychical Research, 59, pp. 269-292.-

Alvarado, C.S. (1995). L' espansione degli orizzonti della parapsicologia: I fenomeni psi nel contesto. Luce e Ombra, 95, pp. 58-72.-

Alvarado, C.S. (1996a). Encuesta de fenómenos psíquicos en Brasil: Comentarios sobre "Incidencia e Importancia Social de las Experiencias Psíquicas en los Estudiantes Universitarios Brasileros," por Wellington Zangari y Fátima Regina Machado. Revista Argentina de Psicología Paranormal, 7, pp. 99-109.-

Alvarado, C.S. (1996b). The place of spontaneous phenomena in parapsychology. Journal of the American Society for Psychical Research, 90, pp. 1-34.-

Andrade, H.G. (1983). Morte, Renascimento, Evolucao: Uma Biologia Transcendental. Sao Paulo: Pensamento.

Andrade, H. G. (1988). Reencarnacao no Brasil. Sao Paulo: O Clarim.

del Valle, H.I.B. (1995). La psicología paranormal y el ocaso de las supersticiones. Revista Argentina de Psicologia Paranormal, 6, pp. 213-227.-

Di Liscia, J.C. (1991). Psi en un experimento de meditación. Revista Argentina de Psicología Paranormal, 2, pp. 101-106.-

Garcia, J. (1992). Ensinando sobre "fantasmas:" Desafios e perspectivas educacionais em parapsicologia. Revista Brasileira de Parapsicologia, No. 1, pp. 20-22.-

Gardini, W. (1993). Los Poderes Paranormales en el Yoga Clásico y en el Cristianismo. Buenos Aires: Kier.

Gómez Montanelli, D.E.(1994). Orientaciones actuales de la ciencia en busca del espíritu (segunda nota). Ciencias del Espiritu, 2(2), pp. 73-156.-

Gónzalez Quevedo, O. (1994). ¿Os Mortos Interferem no Mundo? (5 vols.). Sao Paulo: Loyola.

Honorton, C. (1993). Summarizing research findings: Meta-analytic methods and their use in parapsychology. En L. Coly & J.D.S. McMahon (Eds.), Psi Research Methodology: A Re-examination (pp. 90-99). New York: Parapsychology Foundation.

Honorton, C., & Schechter, E.I. (1987). Ganzfeld target retrieval with an automated testing system: A model for initial Ganzfeld success. En D.H. Weiner, & R.D. Nelson (Ed.), Research in Parapsychology 1986 (pp. 36-39). Metuchen, N.J.: Scarecrow Press.

Ledezma, E., & Monroig, R. (1995). Parapsychology in Mexico. The Parapsychological Association 38th Annual Convention: Proceedings of Presented Papers, Pp. 167-176.-

Lepes, I. (1992). A psi effect with drosophila melanogaster fly. Journal of the Society for Psychical Research, 58, pp. 181-188.-

Machado, F.R. (1993). A importancia da educacao em parapsicologia. Revista Brasileira de Parapsicologia, No. 3, pp. 27-29.-

Martinez-Taboas, A., & Francia, M. (1993). The Feilding report, Wiseman's critique, and scientific reporting. Journal of the Society for Psychical Research, 59, pp. 120-129.-

Noticias nacionales e internacionales: Asociación Latinoamericana de Parapsicologia (ALPA). (1995). Revista Argentina de Psicologia Paranormal, 6, p. 257.

Percia de Carvalho, A. (1994). Fenómenos psi espontaneos en Brasil: Algunas reflexiones sobre sus aspectos psico-socio-culturales. Revista Argentina de Psicología Paranormal, 5, pp. 125-136.-

Oliva Moyano, M. (1994). Análisis multivariado de una sesion de videncia. En A. Parra (Ed.), Actas Primer Encuentro Psi: Nuevas Dimensiones en Parapsicología (pp. 39-45). Buenos Aires: Instituto de Psicología Paranormal.

Parra, A. (1990). Historia de la Parapsicología en la Argentina. Buenos Aires: Edición del Autor.

Parra, A. (1990). El efecto de preferencia del experimentador: Un estudio experimental. Revista Argentina de Psicología Paranormal 1, pp.177-182.-

Parra, A. (1995a). Parapsychology in Argentina: Brief history and future possibilities. Journal of the Society for Psychical Research, 60, pp. 14-228.-

Parra, A. (1995b). Parapsychology in Argentina: 1990-1995. The Parapsychological Association 38th Annual Convention: Proceedings of Presented Papers, pp. 316-320.

Rosa Borges, W. Da, & Cyro Caruso, I. (1986). Parapsicologia: Un Novo Modelo. Recife: Instituto Pernambucano de Pesquisas Psicobiofisicas.

Rueda, S. (1991). Parapsychology in the Ibero-American world: Past and present developments. Journal of Parapsychology, 55, pp. 175-207.-

Tellegen, A., & Atkinson, G. (1974). Openness to absorbing and self-altering experiences ("Absorption"), a trait related to hypnotic susceptibility. Journal of Abnormal Psychology, 83, pp. 268-277.-

Tinoco, C.A. (1993). Parapsicologia e Ciencia. Sao Paulo: Ibrasa.

Tinoco, C.A.(1994). Teste de ESP controlado em pacientes sob efeito da Ayuasca. Revista Brasileira de Parapsicologia, No. 4, pp. 42-47.-

Zangari, W. (1993). Por que paranormal? Revista Brasileira de Parapsicologia, No. 2, pp.14-19.-

Zangari, W., & Machado, F.R. (1995). Brazil: The adolescent parapsychology. The Parapsychological Association 38th Annual Convention: Proceedings of Presented Papers, pp. 504-510.

Zangari, W., & Machado, F.R. (1996). Incidencia e importancia social de las experiencias psíquicas en los estudiantes universitarios brasileros. Revista Argentina de Psicología Paranormal, 7, pp. 19-35.-

Zingrone, N.L., & Alvarado, C.S. (1987). Historical aspects of parapsychological terminology. Journal of Parapsychology, 51, pp. 49-74.-

* Publicado originalmente en la Revista Argentina de Psicología Paranormal, 7, pp. 223-234.

** Carlos S. Alvarado, PhD es actualmente  Chairman of Domestic and International Programs,  Editor General de las Parapsychological Monographs  y  Editor Asociado de la International Journal of Parapsychology (IJP) de la Parapsychology Foundation.  Presidente de la Asociación Iberoamericana de Parapsicología (AIPA) y past president (1995) y President-Elect (2002-2003) de la Parapsychological Association.

 

Grupo de Estudios Parapsicológicos del Perú 2001-2005

Copyright © 2001